Escúchame

de mis ojos nace la voz de las evoluciones

soy las reverberaciones de la vida

la savia que fluye en las arterias

la sangre de la naturaleza.

 

Mírame

paloma 3 001 - copia

Soy cascada salvaje entre los muslos del bosque

líquida risa en cristalización y deshielo

gota de plata en la boca de las flores.

 

Bébeme

para volver a ser tu misma carne

la conciencia que activa la energía

el sagrado fluir de eternidades

sustancia acuñada por el amor infinito de los dioses.

 

Despierta

salta del sueño de la muerte.

 

Levántate

tiempo es de sembrar el paraíso

de restaurar el planeta y reforestar el universo

porque el niño-árbol corre gran peligro

y la niña-selva llora al no ser virgen.

 

Abrázame

habita mi canto milenario

en alientos de luz danza la diosa

en mi lengua, dialectos de nereidas

en mi vientre de océanida, una perla

el amor de un dios a una sirena

es el beso del cielo derramado en la tierra en primavera.

 

Quédate

vamos a llovernos hasta volver a ser mar, vapor, espuma

navégame

nádame

bucéame

percibe en mis transparencias la inteligencia de las emociones.

 

Protégeme

que no se agoten mis fuerzas

la pureza que lava y resucita

el origen del reino que palpita.

 

Ámame

y yo seré la luz que te recorra

la caricia que calme tu memoria

el amor que alimente tus jardines

el vapor de canela en la cocina

humedades de piel bajo la luna

el oleaje, la nieve, los hervores.

 

Vamos a crear lo aún no creado

hombre-león de poderosa estirpe

yo tu mujer-agua

música soy para poblar tus ojos

es urgente que amemos lo que somos

que salgamos del miedo

y empecemos a dar pasos de agua

pasos de luz, pasos de luna

que atravesemos umbrales y estrategias

que nuestros hijos no miren un mar seco

un cielo adolorido, un planeta olvidado por sus dioses

que su llanto sea sólo de alegría y su cosecha,

de agradecimiento.

 

No me dejes morir, yo soy la vida

la pasión, la razón, el desafío

tu misión, reinstaurar el equilibrio

y fundirte conmigo hasta ser río

héroe tú, si en tus manos se salva el paraíso.

 

Anuncios