61319587-0CAF-4E67-BD36-8AC5EE5600C8

De acuerdo a los valores con que hemos sido educados, nuestras prioridades varían según lo que consideramos que es lo más valioso para nosotros, alcanzar tal objetivo se vuelve nuestro mayor propósito.

Si lo primordial resulta ser tener dinero para ser libres financieramente, se enfocará la atención en tener dinero, si nuestro mayor propósito es una pareja para compartir el camino, o conseguir el trabajo ideal o ejercer la paternidad, ahí estará nuestro corazón y nuestra energía se invertirá en conseguirlo.

Ir conquistando los propios desafíos nos hace más capaces, más confiados y poderosos, descubriendo que podemos vivir y disfrutar cualquier cosa que nos propongamos y  crear la realidad desde la propia conciencia.

Finalmente todas nuestras acciones nos traen a este preciso instante, al presente maravilloso donde lo que importa es que nos sintamos en paz y en equilibrio, con nosotros, los otros y con el universo.

En este estado fluye la energía universal a través de nosotros, somos auténticos canales de amor, de bendiciones y luz para todos.

Estar en paz es la mayor aportación que podemos hacer, reestablecer en nosotros la paz a cada instante y mantener tan luminoso estado es una misión hermosa donde hemos de triunfar siempre.

Al confiar en el perfecto equilibrio del universo, en que estamos en el momento y lugar que nos corresponde siempre para disfrutar nuestras creaciones, fluimos y permitimos que todo fluya.

Elegir situaciones, relaciones, actividades y sobre todo pensamienstos, visiones, palabras y acciones que nos brinden paz es la prioridad, cuando entendemos que a partir de estar alineados con la luz y el balance, nuestro universo se transforma y logramos activar en alegría, el amor, el talento, la vida en amor que estamos creando para compartir.

Tiempo es de crear paz y vivir en un mundo en concordia, empezando por nuestro corazón, nuestra mente y nuestra casa.

Vivir en un hogar en paz, crear y producir en un trabajo en paz, amar a los demás y al universo en paz es posible cuando mantenemos la paz en nuestro interior y estamos alineados en la luz y el equilibrio, mediante la voluntad y la destreza de estar en presente, entregados al instante, a la paz de la que está confeccionada la existencia.

Anuncios